DIFERENCIAS ENTRE LA HUMEDAD POR FILTRACIÓN Y POR CONDENSACIÓN

La humedad es un problema frecuente en muchos hogares siendo peligroso tanto para el inmueble como para la salud de quienes en él habitan. Una humedad excesiva genera la aparición de ácaros, hongos y microorganismos muy perjudiciales para los habitantes de la vivienda y problemas relacionados con la estructura del hogar. Por ello, es importante determinar qué tipo de humedad afecta a la casa para buscar una solución. Los principales tipos que suelen darse son por filtración y por condensación.

Humedad por filtración

Este tipo de humedad se origina por agua que penetra desde el exterior hasta el interior de la vivienda apareciendo en paredes o techos. La lluvia suele ser la causa principal de la humedad por filtración, aunque también puede provenir de roturas de tuberías. Su aspecto más habitual es en forma de manchas oscuras y desconchados en las paredes.
 

Humedad por condensación

Las humedades por condensación se dan cuando la temperatura de una vivienda es superior a la que hay en el exterior de esta. Se forman en una superficie cuando su temperatura está por debajo del punto de rocío del aire que está en contacto con ella. Este punto varía en función de la temperatura ambiental, incrementándose en las zonas más frías como paredes exteriores o fachadas, así como en superficies no absorbentes como las ventanas.

Diferencias entre humedad por filtración y por condensación
 

La principal diferencia entre la humedad por filtración y la humedad por condensación es su propio origen, pero hay más:

  • El origen de la filtración suele ser un punto específico en el cual haya una fractura o rotura bien sea del techo, pared exterior o de alguna tubería.
  • El origen de la condensación se encuentra en el ambiente de la vivienda, aunque se evidencie en las zonas más frías de esta.
  • La filtración puede aparecer en cualquier época del año. La condensación normalmente aparece en épocas frías (otoño o invierno) por tener una temperatura alta en el interior del inmueble y otra más baja en el exterior.
  • La condensación habitualmente aparece por falta de un buen aislamiento en las paredes de la vivienda y escasa ventilación.
  • Cuando aparece una filtración siempre se ve una mancha muy marcada sobre la superficie. En cambio, la condensación puede aparecer de manera más diversa. Por ejemplo: vaho en cristales de espejos y ventanas, moho en esquinas, pinturas y yesos desprendidos, malos olores, etc.
  • Una pequeña filtración puede empeorar y crear goteras, mientras que la humedad por condensación nunca se convertirá en gotera.
  • Tanto la humedad por filtración como por condensación si no se tratan a tiempo pueden provocar efectos negativos sobre la salud: asma, sinusitis, alergias respiratorias o dolores de cabeza, entre otros.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.